Nuestras almas al flotar, son las nubes más brillantes